Make your own free website on Tripod.com

Sin duda alguna, uno de los personajes más resaltados por los medios de comunicación colombianos y latinoamericanos en la actualidad es Ana María Orozco, actriz de origen bogotano, protagonista de Yo soy Betty, la fea, telenovela que tiene hipnotizados, no sólo a siete millones de televidentes en Colombia sino también a la audiencia chilena, peruana, boliviana, ecuatoriana y ahora americana; países en donde actualmente se transmite la novela.

 

Ana María Orozco se encontraba en plena Transformación --es decir, de bonita a fea -- cuando llegue a su camerino. La actriz estaba muy concentrada memorizando el libreto correspondiente a las escenas a grabar, pero al presentarme, accedió muy amablemente a conceder la entrevista, la cual se realizaría entre escenas.

 

La primera pregunta que se me ocurrió al verla fue sobre su proceso de transformación y me dijo que esto llevaba de 20 a 30 minutos, que al comienzo era un poco más largo pero las largas horas de grabación habían hecho de este trabajo algo rutinario que no generaba mayor concentración.

 

Luego de unos últimos retoques y de dejar algunos ganchos en su pelo, Ana María se para lentamente del tocador sin quitar la mirada de su libreto. Cinco minutos después, ella esta vestida y lista para bajar al estudio de grabación en compañía del director, quien le da unas últimas indicaciones de la escena a grabar.

 

En el recorrido llegamos a las oficinas de EcoModa. Entramos por el taller de "Hugo Lombardi", luego por la sala de desfiles y finalmente al corredor principal , donde están algunos papeles en seriados y novelas, pero no fue sino hasta Perro Amor, novela protagonizada por Julián Arango y Danna García, cuando Ana María conquistó el corazón de los colombianos con su papel de La Vero, niña ingenua, tierna y con un gran sentido del humor. Según la actriz, el personaje de Verónica fue muy especial ya que le permitió probarse y desenvolverse mejor como profesional de la actuación.

 

Un cariño muy especial debe tenerle Ana María a ese nombre puesto que así también se llama su hermana menor quien además es actriz y actualmente protagoniza dos producciones colombianas, Francisco el Matemático, y Alicia en El País de Las Mercancías.

 

A las hermanas Orozco las une un estrecho vínculo, no solamente familiar sino también profesional ya que desde pequeñas fueron criadas en un ambiente de amor y pasión por las artes escénicas motivado por su padre, quien también es un reconocido actor colombiano.

 

Actualmente Ana María interpreta otro papel trascendental en su vida, Betty, mujer de clase media, hija única y con una impecable hoja de vida: graduada con honores de la Facultad de Finanzas y Economía, varios postgrados y una excelente fluidez en 3 idiomas; mejor dicho, una mujer casi perfecta pero con un pequeño problema: es fea!

A pesar de su apariencia, Betty es contratada como secretaria pero su eficiencia la hace imprescindible para su jefe de quien está locamente enamorada. La historia aún inconclusa es escrita por Fernando Gaitán, que también escribió Café con Aroma de Mujer.

Según el libretista,"en el mundo entero hay más mujeres feas que a una computadora, mientras que Ana Maria se confiesa un tanto nueva en lo que respecta al mundo cibernético y  internet. "Todavía no es que sea una experta, nunca he sido una profesional en los computadores ni nada y el internet todavía me queda un poquito grande pero pues si, tengo mi dirección y de vez en cuando escribo, sobre todo con amigos."

 

Cuando se trata de hablar de su vida personal, Ana Maria se muestra reservada

"En realidad no es un tema que me guste mucho contar, muchas veces ni siquiera lo discuto con mis amigos. Mis relaciones me gusta mantenerlas en privado". De todos modos se sabe que la vida sentimental de Ana María Orozco es una de las más controversiales de la farándula colombiana, puesto que su corto matrimonio con el también actor, Julián Arango, no tuvo un final feliz de telenovela sino por el contrario. Sin embargo, la bella actriz opina que el amor es un proceso de cambio y como cualquier otra etapa tiene su encanto, de ahí que sea inolvidable en la vida de cada uno.

 

Entran los demás actores y empiezan a grabar. Después de la escena, Ana María se acerca a mi y muy amablemente me dice que podemos realizar la entrevista. Ana María, aunque es muy joven, lleva varios años en el ambiente artístico ya que incursionó en el mundo de la actuación a temprana edad.

"Empecé en programas infantiles cuando tenía mas o menos unos diez o doce años y después cuando salí del colegio ya tomé las cosas mas en serio y decidí hacer de la actuación una carrera más profesional".

Cuando culminó sus estudios de bachiller Ana María realizó bonitas y que mejor que mostrar al público un sueño muy real de una mujer fea con grandes facultades y características que una bella pobre que al final termina siendo rica”. Por su parte, Ana María le atribuye el éxito de la telenovela a la originalidad y calidad del equipo de trabajo que ha logrado romper con los esquemas tradicionales de la novela convencional tratando así temas cotidianos, divertidos y reales. "Creo que eso es lo que la gente quiere ver, ya que todos estamos cansados de tanta violencia”. 

Aquellos que solo conocen a Ana María por su interpretación de Betty se sorprenden al enterarse que la actriz en realidad es una mujer hermosa. Esto a ella no le importa porque para ella, la belleza interior es la más importante. "Hay belleza en un acto de solidaridad con otra persona, con la gente que se ama, con el grano de arena que se puede aportar para la paz de Colombia y el mundo. En esa medida, la belleza vendría a ser considerada como algo que va muy dentro de las personas y que tarde o temprano sale a relucir, y es algo para toda la vida, cosa que no sucede con la belleza física”. Además confiesa que, como cualquier mortal, hay días en que amanece muy identificada con Betty, "Creo que todos nos hemos sentido feos alguna vez en la vida. Hay días en que te levantas, te miras en el espejo y te sientes horrible, como hay otros en que estas de ánimo y te sientes bien contigo mismo”. Además del aspecto físico hay otros aspectos en que la diferencia entre actriz y personaje se hace evidente. Por ejemplo, a Betty por lo general se le ve pegada desea Ana María es desconectarse un poco de las escenas de telenovela y relajarse disfrutando de una buena película y cocinar algunos de sus platos favoritos.

 

Hoy en día, disfruta el trabajo y la vida sin complicaciones a diferencia de su etapa adolescente, época donde según ella se desarrolla una crisis de identidad. "Digamos que hoy en día, la paso mucho más rico, como que tomo la vida de una manera tranquila y seria. No sólo creo que a mis 27 años paso por uno de los mejores de mi vida sino que siento que estoy preparada para afrontar las adversidades del futuro”.

 

Al preguntarle sobre sus proyectos futuros o propuestas de trabajo, contestó que en estos momentos se encuentra dedicada un 100% a su papel y que todavía no se ha concretado nada para después de Betty, además la novela tiene todavía muchos capítulos por delante. En cuanto a proyectos en el exterior, aseguró que por ahora sólo esta interesada en trabajar en Colombia "Aparte de que Colombia sea mi país, me encanta lo que se hace acá, son producciones de alto nivel, me parece que hay mucha calidad. Me gustaría siempre trabajar en mi país”.